Mi propio BAFICI

               Hace algunos años dejé de ir al BAFICI. Menos por falta de ganas que por el hecho de quedarme sin entradas para las poquísimas cosas buenas que se proyectan. Me culpo; siempre olvido sacar con anticipación, y parece que, el que se olvida, se jode. En los últimos años hay un "boom" por asistir a este festival, como si la acción misma de asistir fuese un crédito necesario para formar parte de las conversaciones que lo sucedan: "La verdad es que no vi nada bueno, pura mierda, pero eso sí, yo fui al BAFICI". En fin, dejando la mera crítica de lado, y diciendo al pasar que los dos primeros BAFICI sí valieron la pena, me dispongo en abordar mi post. 
    Dejo una pequeña lista, a modo de recomendación, de las películas que estuve viendo durante esta semana en donde las salas se colmaron en el marco de un festival de cine independiente "para toda la familia".

Mi propio BAFICI:

- "Submarino" de Thomas Vinterberg 
- "Dekalog" de Kieslowski 
- "Las armonías de Werckmeister" de Bela Tarr
- "Mifune" de Soren Kragh-Jacobsen

y, que de independiente no tiene nada:

- "North by northwest" de Hitchcock