A favor

Si vas en contra te van a callar.
Tu familia, tu gobierno, tu religión, vos mismo.
Si vas en contra te van a callar.
Te van a crucificar y van a proclamarte un proser.
Si estás en contra se van a enojar.
La felicidad propia es un desconsuelo para los otros.
La risa, la ideas propias, el amor desmedido, la sutileza, todo atenta contra una estructura indómita e invisible. 

Si vas en contra te van a callar, 
y no hay peor argumento que debatirse contra el silencio. 
Y no hay peor enemigo que uno mismo.