Ay del amor!

Hay un paraíso y un infierno dentro de mí.
Mi piel se seca. Un muro que jamás conoceré.
Lo más profundo es que todo es profundo y que a nadie le interesa.
La pregunta es otra, la respuesta es siempre la misma.
Una felicidad se sucede tras otra; intermitente la tristeza.
Corría costeando el East River. Cuando volvía hacía gimnasia en el tope de la cama.
Mi gato Bepo.
La Suma Teológica, los intelectuales.
Necesitamos garantía.
Cada cual a su modo es un modo de que no haya ni "cual" ni "cada" ni "modo".
La vida se arma a pedacitos minúsculos, como los segundos.
Sus ojos redondos. Su nariz perfecta.
Otra vez Rachmaninov.
Le saqué el queso a la porción de pizza.
No se puede. Email.
Hoy le hice el amor entre imaginaciones que compartimos, tan voraces.
Todo es vino, "siempre al natural".
Respiré. No me iluminé.
No hay distracción posible si uno no está distraído. Nota; distraerse.


Esa casa que habitaremos... libros de pila, nombres sin templo. Aquí Amor mío, aquí.