Buenos Aires vs. Arte

¿Qué pasó con el arte de Buenos Aires?
Hace semanas que recorro galerías, openings, muestras, recitales, librerías  y nada.
¿En dónde están los grandes escritores, los grandes poetas? ¿En dónde está la música comprometida, LA PINTURA COMPROMETIDA?
¿A dónde fueron a parar los artistas que se la juegan, los originales, los que crearon con manos de fuego?

Resulta, entre otras cosas, decepcionante. Pero a su vez debe darnos aliento, sino inquietud, cómo también un gran sentido de conservación.
Se me viene a la cabeza aquella idea de Borges sobre la relectura. Él aseguraba que muchas veces es mejor releer que sumergirse en el mundo de un nuevo escritor. Atribuía esta decisión a la falta de tiempo; mejor -decía- reflexionar una y otra vez sobre una obra, de manera que podamos profundizar sobre ella, y no quedarnos en la superficie de tantas otras. Pero en este caso sería diferente; acudir a los artistas del pasado es para mi una defensa a la integridad artística que mi corazón quiere -debe- conservar.

Quiero decirte que no comas basura. Quiero decirte que todos esos artistas de repostería que están dando vueltas por ahí y que lo único que buscan es reconocimiento, cuando no una forma fácil de pagarse las vacaciones o un trago en algún bar snob de Palermo, te están mintiendo, o lo que es peor, no te están diciendo nada. Quiero decirte que todo esto está transformando a Buenos Aires, la capital latinoamericana de las artes, en una ciudad falsa y superficial. Es tan deprimente!

Desde los hermanos Expósito hasta Gustavo Cerati. Desde Antonio Berni hasta Yuyo Noé. Desde Borges, Cortázar, Sábato, Bioy, Puig, hasta Fogwill, el gran Fogwill. Todos ellos tiñeron a esta ciudad con una visión del mundo, con un sentido y un concepto sobre la existencia, sobre el amor, sobre la vida y la muerte que llegaba a lo más profundo del alma humana. Todos ellos nos proporcionaron una mirada más sincera y amorosa y jugada acerca de nuestras vidas. Con estilo y compromiso. Anteponiendo sus propias vidas por el Arte, para que sus "incendios" se propaguen universalmente. Y lo lograron.

¿Qué pasó con el arte de Buenos Aires? No es una pregunta nostálgica, claro está, ya que no soy una persona nostálgica. Es una pregunta y ya, no le busques doble significado. Es una pregunta directa y concreta que te hago al hacerme, proponiendo a su vez una incógnita y un profundo deseo de búsqueda.

¿Qué pasó con el arte de Buenos Aires?