Alguien más que yo

En la orilla de un mar abierto, infinito, taciturno, inalcanzable.
Espero ese beso a distancia.
Espero que tus caprichos se transformen en más caprichos.
¿Que es el amor sino esperar?
En mi mano llevo una lanza dispuesta a ser proyectada. La hice de palabras calladas.
Quiero no querer cuando quiero.
Y estas manos de fuego también me queman.
Quiero no odiar cuando odio.
Pero sigo siendo un agravante de mi mismo.
La soledad es el único misterio que podemos contemplar. Lo demás son espejismos del ego.
Podría abrazar todas las cosas solo para abrazarme.
Podría acunar el mismo sueño que no dejo crecer para que me envuelva en la inútil circunstancia de la reciprocidad.
El arte es todo o nada.
La nada es un arte del todo.
Todo es nada para el arte.
Mirame. Simplemente mirame.
Quizá alguien más escuche mi melodía silenciosa, muda.
Quizá detrás de este laberinto haya alguien más que yo.