Algo gastado

Escucho "Moment's Notice" porque mi recuerdo te desnuda.
Lo hacíamos en un colchón gastado, sucio...
Nunca lo hicimos por hacerlo.
Ahora tomo vino que siempre sabe nuevo.
Cuando éramos "vos y yo" no te gustaba que tomara tanto, entonces tuve que armarme de un estado paralelo, una forma de sernos accesibles.
Nothing is essentially necessary. Lo veo todo el tiempo. Cuando grabo, cuando compongo, cuando escribo, cuando te escribo.
La tarde se la dediqué a Rimbaud. Pero tuve que cortar porque me hacía del todo bien o del todo mal.
Eso es lo curioso de la poesía, ni siquiera la leemos.



Al-mo-dó-var

Cada vez que voy a ver una película de Almodóvar y las luces del cine se encienden, y yo me encuentro sentado en una butaca de la fila nueve o diez leyendo los creditos procedentes (lo de las filas no es ni cabalístico ni supersticioso, simplemente dimensional), me acosa la misma pregunta; "¿Por qué sigo insistiendo con sus películas?" 
Posiblemente si caigo en la contabilidad de la situación, puedo arguir que simplemente voy sin ninguna razón aparente, en busca de nada y sin un impulso vital que me mueva a hacerlo. Entiendo, incluso, que por una casualidad que no logro comprender, siempre que Almodóvar está en la cartelera no hay absolutamente nada para ver. Última opción, sino única. 
Sin más debo anunciar, admitir de una vez por todas -acaso advertir- que la "La piel que habito" es una de las peores basuras, no sólo de Almodóvar, sino de la historia universal de cine. 

Soy un dibujo zen o Los títulos no llevan punto.


Peleo contra la resaca con dignidad triunfante.
 La respiro suavemente, cómo si cada inhalación fuese una caricia para mi cuerpo cansado pero feliz.
Se entremezclan los sentidos.
Ayer le dije a mi hermano que no queria tener hijos y que no los iba a tener. De eso si me acuerdo.
La resaca le arremete otro uppercut a mi memoria.
Soy un dibujo zen.
¿Fogwill o Ginsberg? Está tarde tengo ciclo de lecturas y no acabo de decidir.
Leer algo mío es otra opción.
Estoy en un Starbucks y siempre me parece un lugar de mierda. Pero igual vengo. Que se yo. Cómo esas cosas que haces y que no tenés ganas de hacer pero las haces igual. Cómo ponerte de novio o festejar la navidad en familia.
Enfrente mío un tipo me distrae. Se frota las manos una y otra vez frente a su vaso de café. Se las frota antes de sacar la tapa, se las frota antes de abrir el sobre de azúcar y calculo que se las va a frotar antes de tomarlo.
Cómo en estos lugares escriben tu nombre con marcador negro en tu vaso, sé que el tipo se llama Donato. "Donato el que se frota las manos".
Me levanté escuchando Radiohead y voy a seguir escuchando Radiohead.
Últimamente no hago nada de lo que tengo que hacer. Cómo una determinación de rebeldía tardía y pelotuda. Pero no me incomoda. Your time is up.

Posiblemente todos tratamos de ser felices, pero no todos sabemos cómo hacerlo.
Si, Donato se frotó las manos antes de darle el primer sorbo al café.

Un imán


Insolente... otra vez.
¿En donde estoy cuando no estoy en ninguna parte?
Hay un mundo detrás y otro delante. Aún lo escucho.
Parker sopla fuerte cómo empujando a un ejercito de notas dispares y relativas.
El ventilador me pega en la espalda y eso puede resultar muy molesto.
Abrí un vino a las siete de la tarde. Voy a brindar por todos los que me rompen las pelotas para que no tome más.
Ahora puse a Chet Baker. Del saxo a la trompeta hay un salto inmoral. Y además el Chet se puso a cantar. Cielo, infierno, purgatorio y millones de anillos dantescos. Todo sale de los mismos pulmones.
Si tuviese una mascota la acariciaría o le jugaría con el corcho.
Pero no tengo mascota porqué no la sé cuidar muy bien. Al menos eso dicen.
Una ex novia me regaló un gato siamés al que llamé Bepo, cómo el Gato que tenía Borges. Pero lo tuve que regalar porqué me daba alergia y se me cerraban los bronquios. Bepo era genial. Me había enseñado de que manera exacta lo tenía que mimar.
Leí a Huysmans. Caminé. Fui al museo de bellas artes a mirar el único Rothko que tienen ahí, pero cómo el museo está en reparación esa obra no estaba expuesta, o "exponida" cómo decía un vecino que no conocí muy bien.
Entonces lo saludé a Modi.
Ahora espero hasta el 13 o el 14, no lo sé. Todo depende si al hermano le tiran huevos o le hacen una fiesta. Quizá el 13 a la noche. Que se yo.
Insolente, otra vez.
Bebo otro sorbo de vino y me acuerdo de Hank. De chico prendí fuego sus novelas. De grande sus poesías me incendiaron a mi.
De chico era más viejo que de grande. En el fondo quería ser Leopoldo Lugones o Macedonio o Rubén Darío.
Hay olor a café. Yo nunca tomo porqué me da taquicardia y me pongo nervioso.
Lo que tomo es vino. Y tomo mucha agua, aunque a veces me olvido.
Ojalá que le tiren huevos y que a la noche no se haga nada. Digo, al hermano, yo me entiendo.
Insolente otra vez.
Soy principe de la embriaguez y del vino la ramera.
Voy a brindar por todos los que me rompen las pelotas con la salud y con el futuro y con esto y aquello.
Coltrane. Blue Train. "Ahhh". Es el padre nuestro.
Voy a apagar el ventilador. Voy a llenar la taza. Voy a esperar que sea lunes o martes.
Ayer no dormí bien.