Poema para la distancia cercana

Acaricio tu pelo, enredado, porque no puedo tocarlo.
Esparzo la miel de mi boca en tu boca, tan mía y tan nada.
Acumulo placer y me hermano en los deseos que te apremian, por ser vos, por ser ella.
Te invoco, más que cómo un deseo, cómo un destino inevitable.
Si, la vida, si, las cosas, si al si, si al todo y todo en si.
Desgárrame. Envuélveme. Anúdame. Mojémonos de amor sin secarnos.
¿Que es la distancia? Un reflejo.
¿Que es la circunstancia? Un consuelo.
Enmudéceme, y voy ser llanura.
Gritar la sed. Gritar las ganas. Gritar la sombra.
Te miro ciego. Te abrazo golpeando el aire.

Respiro... algo de tu cuello se perdió en mis pupilas,
Hay olores. Hay fragancia a sexo. Huele a infancia y a semen y a distancia.
Huele a vos, huele en mi...

Si todos los tiempos en el tiempo nos eligiesen, solo cerraría lo ojos.
No hay verdad... sólo esperar.