Vos sos todo.

... y endúlzate, el perdedor siempre gana,
y olvídate, el arte es todo o nada...
Sonidos invisibles
a Jorge Luis Borges, por ser tan Borges.

Perdí la sombra estival para hallarme,
Con recuerdos fundidos de ausencia.
Y ahora, que sonido diferente sale de mi boca,
para repetir el silencio que se amplifica con los años.

Me gusta Bach por el misterio de sus demonios danzantes,
como me gusta olvidar las cosas; eso también se baila.
Entonces me encuentro yo, sin ese yo, refutable y ajeno, al que tanto maldije.

Siglos y mares caben todos en una sola niñez.
Entonces te evoco cuando me me pierdo entre las miles de letras,
que son palabras, que son la sangre, y que no cesan, porque aún respiran.

Se es ciego cuando se busca otra mirada, eso ya lo sé.
Todos tenemos muchos caras.
Pero se es doble ciego cuando esa bolsa de ojos enredados, innombrables, putrefactos,
dejan caer el velo inmaterial y misterioso de estar vivos.

No quiero comprender más.
Esa astucia la dejé tirada en los balcones de mi adolescencia.
Ahora, con manos de fuego, encierro la calamidad y solo queda la nostalgia
de haber pisado las mismas calles de la amistad... generosa e inexplicable amistad.
Todo es viento Borges, todo es viento.

...Y a todos mis grandes maestros espirituales.




Break

Cuando te cierran la puerta notás que portás un hacha.

Cuando notás que portás un hacha descubrís la fuerza de tus manos.

Cuando descubrís la fuerza de tus manos entendés que nivel de daño podés causar.

Cuando entedés que nivel de daño podés causar descubrís el amor.

Cuando descubrís el amor te enamorás del silencio.

Cuando te enamorás del silencio... callás.

BREAK.

Break

El budismo zen nace de la revelación.
Yo nací...

Break

Antes el poeta lo padecía todo.
Hasta que dejó de tragarse la mentira.

Puedo amarte inmensamente, pero ¿cuando soy quien soy?
Puedo sentir a los catorce mares, la epopeya dantesca, sin ser descubierto, pero ¿cuando soy quien soy?

Podría tenerlo todo sino supiese que mi todo ya dejó de ser una necesidad para ser un... hecho.

Break

Entonces el día en que abrís la palma de la mano.
Entonces el día en que te mostrás tal cual sos.

Si se es diablo que sea un diablo bien entero... o como decía mi vecina, "a loco, loco y medio".

No lo sé.

Poesía tirada a la basura o palabras despiertas y con alas, ¿quien lo dice?

Ahora, entero, es cuando la montaña se hace llanura y el camino es pura prisa.

Break

Y te involucrás demasiado en el mundo. La contaminación siempre termina siendo espiritual. Es el alma la que padece los tormentos de la razón. Y te involucrás demasiado con tus pensamientos, en la razón. Se pierde el foco, se pierde el aire, se pierde la energía. Todo va mal dirigido. Rígido.
Silencio.

Silencio.

La soledad como elemento de tu neutralidad.
Silencio.

Y ahora, nada es necesario... silencio.

Mirarse, muy despacio, detenidamente. Ahí estamos. Somos simplemente ese coso móvil con forma deforme.
Mirarse, muy despacio, hay momentos en los que es mejor callar.

Silencio. Por favor.

Demo"s"


Soy un gran partidario de compartir los procesos personales, como una forma de auto confirmación o como un elemento de gratitud. Les dejé, -en realidad fue Nehuén quien lo subió, y con eso me desvinculo (jodete Neh, por ser un diseñador narco y pedofílico)- algunas canciones que estuve demeando por estos días en la ciudad de Manhattan. Amigos que rapean, otros grandes músicos aportando, y las canciones toman forma.
Que tal?

Besos y rocksas!

xx.

Que cosa..

¿Que están escuchando ultimamente?

Mis cinco más sonados son;

Seu Jorge
The Dig
MGMT
Thom Yorke
Chet Baker

¿De quien es el arte?


Siempre me gustó el jazz. Digo siempre porque en ese "siempre" se abre mi perspectiva sobre el pasado y no se cierra. Que sabré yo de "siempres" y menos aún de mi mismo. Entonces digo siempre, porque cada vez que escucho jazz estoy ahí, colgado de esos agudos que a fuerza de apretar diafragmas y escurrir saliva, el gran Coltrane nos regala con un "blue train" inexplicable. Entonces camino a Manhattan y no a Coltrane, ni a Dizzy, ni a Baker, y "todo es jazz"; cada valdosa, cada semaforo, cada reflejo, cada trago, cada mirada... todo es jazz.

Me pierdo en esta idea un rato, en la del jazz. Es un estilo de música que puedo escuchar, incluso, sin la ejecución ni el ejercicio musical que lo justifica. Suena en mi, y suena en mi caminando este presente que me arraiga a una ciudad tan mágica y misteriosa cómo es New York. Y si arraigarse es afirmarse, entre un jazz sin sonidos y una llovizna que congela mi nariz, me grito en silencio, "yo no soy de ninguna parte".

El arte es eso, es perder el ego; es, cómo en mi obra para el aniversario de Wallrod, saltar en el vacío.
Y sigue la pregunta obligada; Si el arte no es de nadie sino de todos y de todo, ¿cómo seguir comercializando mi música, mis canciones?

La pregunta queda abierta, a pesar de no ser retórica socrática.

Epifanía


Entonces agarro el espejo y me miro. Lo primero es la pregunta, la cuestión, la duda, la "des mi ti fi ca ción". Entonces dejo el espejo que mira con una mirada desde afuera para afuera y miro que hay adentro. Con esto me refiero a los sentimientos y a los deseos, a las ganas, a la vitalidad. Y me digo, "no necesitamos nada". Todo es tan innecesario. Y las personas vamos persiguiendo sueños, anhelos, proyectos, que son el espejo que se toma con la mano y no el que funciona con los ojos cerrados. Todo es tan innecesario. Entonces ni tomamos el espejo ni cerramos los ojos. Solo nos llenamos de proyectos que son nuestra ansiedad. La pregunta no es "¿que quiero para mi vida?", porque dejaríamos de ser libres. Querer algo es pensar que ese "algo" es un complemento, una amplificación, y además una necesidad. Entonces no miramos más, ni para afuera ni para adentro, porque no hay nada que mirar. Todo es innecesario, por eso la vida es tan hermosa y tan profunda. Si nos despedimos del ego dejamos de ser, como pretende el budismo, para no- ser. Por eso, deje el espejo que mira para afuera, deje el no-espejo que mira para adentro y entendí que todo es profundamente innecesario.

Encontré esto en uno de mis borradores del blog... (¿?)

Stone Temple Pilots
The Flaming Lips
The Sex Pistols
Talking Heads
Kings Of Leon
Elvis Costello
Foo Fighters
David Bowie
Def Leppard
The Beatles
The Clash
Television
Brian Eno
The Cars
Madonna
B.R.M.C.
Coldplay
Elastica
Big Star
Blondie
Suicide
Prince
R.E.M.
WIRE
KISS
XTC
U2

X

El problema no es...


Ayer fui a ver "The social network", el nuevo film de nuestro queridísimo David Fincher, quien nunca nos decepciona. Atrapa más el "curioso caso" de la historia, que la película en si- es el relato, en resumidos pasos, de como Mark "no sé cuanto" creo la red social Facebook-. Me despertó varias cosas, entre las que se mezclan la perplejidad que produce que un suceso tan impresionante en el plano "internético" como facebook haya nacido, no solo de la casualidad que proclama la búsqueda, sino de la necesidad de pertenecer, en efecto, a una sociedad no virtual, impetuosa razón que movilizo al tal Mark continuamente.

Por otra parte- un prejucio indecoroso se apodera de mi- debo repetirme una y otra vez la insuperable ecuación shakespeareana que sentencia lo "que es" y lo "que no puede ser". Es decir que a veces asquea ver la falsedad con la que algunas personas intentan radicar una forma de ser o de vivir que está, muy a su pesar, lejos de sus capacidades y su sensibilidad. Ejemplos hay miles, no vienen al caso, para demostrar que mi teoría es menos mi mirada juiciosa que un suceso evidente rodeando nuestras vidas.

Lamentable empeño el de aquel que con su tonta culpa y su debil visión, intenta ser para "los otros" y no para si mismo.

Ilustra uno de mis grandes y anónimos amigos, a quien hoy tengo más cerca que nunca; Mark Rothko.

Sobre la escritura.

Tengo abandonado, y de esto no cabe duda, al querido piloto, es decir a este blog. Las razones son muchas y no vale la pena enumerarlas. Pero quizá, se me ocurre que son ustedes, los lectores, quienes tienen que dilucidar el destino de tal.
Entonces, como hace mucho tiempo, re- abro los comentarios libres. Me gustaría escucharlos- leerlos- y entender de que manera, según su mirada, podemos sacarle fruto a este espacio.

besos y rosas... los leo a la cuenta de ....