Sobre la primavera y otros asuntos


Me llaman la atención- desdeño- las personas que festejan la primavera. Quiero decir, toda clase de ritual ya es un atentado contra su desarrollo, y este tipo de festejos -primaveras, navidades, aniversarios, etc- son simplemente el reflujo del pasado, estereotipos de una sociedad ciega y cuadrada. Puedo asegurar que ninguna persona de 17 años se pregunta si realmente desea festejar la primavera en un parque, o irse de viajes de egresados para "alocarse"; simplemente están repitiendo arquetipos con la sola intención de pertenecer.
Cierta ceguera venturosa delata la peor bajeza; la de caminar un camino hecho, la de pisar con pies que no son los nuestros. Muchas personas necesitan que les digan que hacer, que decir, cuando festejar, cuando no... terrible! A esa clase de gente se le ordena "ve" y va, sin cuestionar y sin vislumbrar que siempre hay otro camino; el nuestro. Festejá la navidad, y lo hace; Día de la madre, compra regalos; domingo, y descansa; el 2012 es el fin del mundo, y ya se lo va agendando... que canallada!! Yo digo, te devuelvo la navidad, el día de la madre no existe y el fin del mundo te lo podés meter donde te quede cómodo.
Si hay algo que me perturba es que muchas de las personas que nos rodean, ya sea por temor o por pereza, no descubran el eterno privilegio de vivir su propia vida.
Todos lo llevamos dentro. Todos somos nuestro dios interior. Todos somos capaces de despertar. La vida es un estado continúo que existe más allá de nuestras capacidades. Solo hay que detenerse, en silencio, y contemplarla.

Ilustra, Rothko.