Carta a los desesperados.


¿A donde querés llegar? No vas a encontrar nada ahí. No hay ningún lugar a donde ir. Veo que en tu inquietud se esconde la ambición y el desconcierto y ese es un grave error, un mal signo.
Lo único urgente es el arte con mayúsculas. Los minusválidos intentos por socorrer a tu sombra malograda solo evidencian tu incapacidad para ciertas sutilezas. Si el arte no es con sangre entonces no vale la pena, entonces es un engañoso juego del ego.
El compromiso es con uno mismo, por eso desesperas, porque todavía no lo entendiste.

Te regalo un idea, pero no es para que la pienses sino para que la transformes en acciones;
Lo más hermoso y terrible del arte es que no podemos elegirlo, es él quien nos busca a nosotros.

Ilustra un hombre gigante, Bacon.