Sobre correr


Hoy respondí una pregunta en mi formspring en donde hablé acerca de correr. Desde hace muchos años (quizá 14), con algunos inevitables vaches, salgo a correr todas las mañanas. De lunes a lunes, cansado o no, triste o feliz, esta rutina es para mi no solo una suerte de ritual sino una afirmación de la existencia. Hace poco leí en una conferencia de Osho que él tenía una idea parecida sobre este ejercicio. Él decía que de alguna manera, cuando uno supera varios kilómetros de distancia, hay un punto en el que uno deja de ser, en donde el ego se pierde y nos conectamos directamente con la existencia. Lo de la salud llega por añadidura, pero no es lo importante.

Ilustra Hopper.

De lo real a lo incongruente


¿Que es real? ¿Que no lo es? No podemos responder cierta pregunta. Sin embargo -el lema de las emociones nos dice que todo es personal- podemos creer en lo congruente y lo no congruente. Actuar en congruencia es ir en pos de nuestra intuición, de nuestra alegría, de nuestros deseos. Es estar en perfecta armonía con la impulsión, con la talidad. Deseo, puedo, hozo, hago. Luego esta el mediocre, -en el mal sentido de la palabra, si es que tal cosa existe- que va pululando entre sus miedos e inseguridades. Actúa en base a la mirada ajena, a los actos ajenos. Atenta contra si mismo porque su mirada siempre es exterior.
No podemos juzgar, pero la incongruencia es un acto indecoroso.

Ilustra un detalle de Bernini. (Nunca pongo esculturas porque pienso que son "fotos de una escultura". Como si las otras ilustraciones fuesen cuadros originales. Se me perdone la incongruencia)