El problema es no ser


La gente confunde "conocer" a X con ser X. No nos engañemos. Comenzando con que nadie conoce a nadie y siguiendo con que si así fuese, tal hecho no te transforma en el otro.
Yo le mandé un e-mail a William Blake. No me contesto. Las razones son obvias; la primera es que no tiene dirección de e-mail, y la segunda, menos sustancial, pero por cierto importante, es que está muerto. De manera que mi búsqueda es neurótica.
Que cosa más turbia el ego, la mar de la estupidez. Como diría mi gran amigo Holden, a quien siento tan cerca, más por su inocencia que por sus prejuicios, ¿no te fastidia?

Ilustra, por supuesto, Blake.