Sobre la lectura de ayer


Ayer leí en plaza Francia. Fue una experiencia hermosa y realmente nueva. Entre amigos y un afectuoso y reducido público presente, ávidos todos de escuchar, de aprender, de observar, fuimos asomándonos, tímidamente, en el extraño y profundo mundo de Gibran. También nos acompañó Borges, Whitman, Akutagawa. No estoy con todas las luces para escribir ahora -no me encuentro muy en vena- y quizá no puede demostrar el verdadero valor que tuvo para mi el suceso al que me refiero; pero si puedo decir algo, y es que me alegra tanto que después de todo las palabras sigan siendo el vínculo más genuino entre las personas y el arte.

A todos lo presentes, gracias. Será hasta la próxima!

That all folks!

PD: Si, el de la foto soy yo en el momento que leía a Borges (vaya, parece que hoy estoy prendidísimo para el humor. Menudo ingenio el mío... risas)