¿Notaste algo? Las personas tienen tanto miedo en aceptar su soledad, que hasta son capaces de hablar con sus perros.
No hay neurosis más pobre que hablarle a los animales.

Ilustra Picasso.