Individuo


Desde muy chiquito me ensañaron a no ser individualista. A manejarme en grupo, a tener amigos. Un poco se debía a que la mayoría de los padres ni siquiera saben lo que enseñan, y crean esa falsa visión del mundo en sus hijos; confunden a su vez la diferencia antagónica entre egoísmo e individualismo. Si un imbécil es egoísta no es lo mismo que si lo es un genio. Pero también, volviendo a mi caso, creo que mis padres lo hacían porque siempre fui muy retraído, muy tímido y siempre prefería estar solo, jugar solo; podía estar larguísimas horas sin aburrirme. Pero frustraron esa máxima, inocente en ese entonces, y radical en el ahora.
El punto y lo que quiero decirte es que uno juega para uno mismo. Que las unión entre la mayoría de las personas es tan falsa que da ganas de vomitar. Las personas se buscan por miedo a ellos mismos, a su soledad. Es tan terrible y tan triste.
La única forma de poder ser un gran amigo, un gran amante, un gran hijo, un gran padre y una grande madre, es saberse solo, sentirse solo, entender que nadie te conoce y que no conocés a nadie. Que la muerte, incluso, es un asunto solitario. Las personas son individuales, singulares. Todo complemento es falta de estima.

Ilustra Egon Schielle.