"Habladurismo"


Si hay algo que realmente me molesta son los charlatanes. Hay que andarles con cuidado. Su capacidad para el lenguaje, sus artimañas en el uso de la retórica y sus modales refinados y bien parecidos, pueden confundir a cualquiera, ya sea a un dormido o "miss pura lucidez".
Hay veces que me da por pensar que en definitiva, todos los grandes pensadores, fueron en gran medida charlatanes. Que actúan como oráculos ególatras, como maniáticos. Pero estos pensamientos se desvanecen rápidamente.

Atentos, hay mucha verdad suelta por ahí.

Ilustra De la Vega.