Existir



La existencia es una cosa tan hermosa, tan preciada, tan única, tan singular. La felicidad, la posibilidad de felicidades que esta existencia nos brinda, es tan inagotable, tan inabarcable, que, ¿como no sentirse extasiado?
Basta con que mirés ese árbol en la puerta de tu casa, el cual habías olvidado, basta con levantarse a las 5 y esperar esa hora en que la luz del sol inunda todo de poesía, de belleza, basta con una mirada, con una palabra, un música, la textura del óleo, el movimiento interminable del mar, la belleza de esa mujer, la sagacidad de ese hombre. Tu presente es tan especial.
Las personas nos la pasamos hablando de cosas extrañas, como la sociedad, el dinero, el pasado, el futuro, las "necesidades básicas", puras tonterías. Nunca hablamos de lo importante.
Que sabia que es la existencia, que verdadera. No necesita de ningún lenguaje.
Quiero decirte algo importante: no desvalorices ni un segundo te tu existencia. Todo está dado para ser increíble, profundo, singular, una inacabable sensación de placer, de éxtasis.

Todos los grandes, los gigantes de la historia, nos hablaron de esto. ¿Como no dar la cara?

Viví. Existí. Ni lo pienses, ni lo dudes.

Ilustra el Amanecer desde mi ventana. La mezcla exacta entre lo extraordinario de los sucesos naturales y la rudimentaria y maravillosa fuerza del movimiento de la ciudad.