Un e-mail a través del tiempo y el espacio


Si Wagner estuviese vivo y si Wagner tuviese e-mail, yo le escribiría esto;

Señor Richard Wagner,
Me dirijo a usted con la noble intención de agradecerle por tanto. Fuera del mero tecnicismo que caracteriza parte de su obra, cosa, por otro lado, que me pasa de largo por incapacidad o por ignorancia, encuentro en su música la sublime exaltación del alma humana. Un alma profunda y sensible, vital y exaltadora.
Si tuviese que elegir una música para siempre, esa sería su ópera El anillo de los Nibelungos, aunque la elección me costaría el eterno arrepentimiento.
Sin más, lo saluda afectuosamente
A.S.