Ocho y cincuenta y cinco.


La parte más linda es la que no se ve.

Ilustra Hundertwasser, a quien recordé con mucha alegría ayer.