Sobre un tema en particular

Son las últimas palabras sobre determinada circunstancias.
Porque todas las cosas tienen sus últimas palabras. Todas las cosas se merecen un fin. Pero no como negación o repudio. Justamente, las últimas palabras confirman lo que fue, lo enaltecen.
Puedo permanecer mudo, pero eso sería una negación. En cambio, digo lo último, lo afirmo, y de esta forma me desprendo. Es un procedimiento casi supra-físico.
La negación solo trae una enfrentamiento con uno mismo. La afirmación -siendo incluso la cara de la misma moneda- es una elección también.
Todo lo contrario al coloquial término "hasta siempre". En cambio, "hasta nunca" es más presente, es más afirmativo, porque uno, deliberadamente elige hoy y no mañana y no siempre. "Nunca" es una negación devenida en afirmación.
Una de las últimas letras que escribí termina; "...cuanto siempre, que poco nunca"