A propósito de la felicidad


Cuando quiero quemar todo, todo lo que ya no tengo, es cuando me doy cuenta que nunca lo tuve.
Cuando esa primera herida deja de sangrar, ya no vemos el motivo.
A eso llamamos felicidad.
¿No es acaso la felicidad todo lo contrario?

Ay Monet!